Inicio > Artículos > Mesa redonda en CERMI: "La accesibilidad al cine"

Mesa redonda en CERMI: "La accesibilidad al cine"

Belén Ruiz, directora gerente del Centro Español el Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA), centro técnico de referencia en accesibilidad al cine, dependiente del Real Patronato sobre Discapacidad y gestionado por la Universidad Carlos III de Madrid participó este mes de octubre en la mesa redonda: “Accesibilidad al cine” de CERMI.

Participantes:

  • CNSE Mª Jesús Serna, Coordinadora de la Comisión de Cultura Sorda
  • FIAPAS Begoña Nieto, técnico del Área de Accesibilidad
  • ONCE Ángel Luis Gómez Blázquez, director de Autonomía Personal, Atención al Mayor, Ocio y Deporte
  • FASOCIDE Rosana Rodrigo
  • ICAA Josetxo Cerdán, nuevo director de la Filmoteca
  • Belén Ruiz, Directora Gerente del CESYA

Moderador: José Manuel González Huesa, director de “semanal.cermi.es” y director general de Servimedia.

“La accesibilidad plena al cine aún no ha llegado, sin embargo, hace 5 años se encontraban únicamente unas 5000 sesiones accesibles, mientras que el pasado 2017 nos encontramos con 58 000 en todo el país (teniendo en cuenta el subtitulado y la audiodescripción)”, fueron afirmaciones de Belén Ruiz.

Josetxo Cerdán opina que existe un avance y anuncia que desde la Filmoteca se pretende conservar el patrimonio audiovisual español, así como difundirlo y que les gustaría comenzar a subtitular películas españolas, que de eso se trata. También afirma que, “el cine es cada vez menos accesible para todos dado que el número de salas actualmente se ha reducido considerablemente”.

“La accesibilidad no ha llegado al cine al 100 %, aunque en la televisión sí ha avanzado considerablemente”, Begoña Nieto.

Mª Jesús Serna habla de la legislación existente, tanto sobre lengua de signos española como la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, que tiene su límite el 4 de diciembre de 2017 para que todos los productos, bienes, entornos y servicios sean accesibles. Por otro lado habla sobre plataformas como Movistar Plus que incluye subtitulado enriquecido, adaptado a todos los efectos sonoros para personas sordas.

En cuanto a las ayudas públicas al cine, todos están de acuerdo en cuanto a la importancia de su regulación.

Ángel Luis Gómez nos cuenta que en Inglaterra y en Estados Unidos todas las producciones audiovisuales que tienen algún coste o subvención pública, por ley, tienen que contener la debida accesibilidad. Si se da ese primer paso, detrás va a ir la formación, detrás de eso todo el mundo se va a dar cuenta, productores, directores, etc., de que es necesaria esa accesibilidad.

Rosana Rodrigo comparte las dificultades del colectivo de personas sordociegas en cuanto al fondo transparente en el subtitulado, que no es posible para una persona con dificultades visuales. Afirma que es muy complicada la accesibilidad al cine para personas sordociegas y dice tener que ir siempre acompañada. “Lo mejor sería tener un guía-intérprete, pero entendemos que es imposible porque las instituciones públicas no van a tener dinero para eso”. 

“Aunque la tecnología y los avances sean suficientes actualmente para lograr la accesibilidad, en muchos casos el problema sigue siendo la concienciación de la sociedad. Si se lleva a cabo el subtitulado una vez, puede utilizarse para muchos formatos”, Belén Ruiz.

Por otro lado, MªJesús Serna: “Las aplicaciones para el móvil no son demasiado satisfactorias porque si estoy mirando una pantalla, no es fácil mirar otra diferente para ver el subtitulado o la lengua de signos, para las personas sordas es mejor que apareciera ya incustado en pantalla”.

La afirmación unánime es que, si todo fuera producido de serie con accesibilidad incluida, no habría problemas de coherencia con programas con más o menos audiodescripción, capítulos de series con subtítulos y capítulos de la misma serie sin subtítulos o más series accesibles que cine accesible para todos.

Algunas de las conclusiones finales de la mesa redonda fueron las siguientes:

  • Hacen faltan más información y más formación en accesibilidad.
  • El camino se ha iniciado conjuntamente administración pública, investigadores, usuarios, empresas… la unión de todos hará que el camino llegue a buen fin.
  • La accesibilidad incluida desde la producción de la cinta sería mucho más favorable.
  • La concienciación a los productores y distribuidoras daría como resultado productos de calidad.
  • La legislación debe cumplirse y debe servir como apoyo.
  • Es necesario publicitar la accesibilidad que ofrecen las diferentes salas.
  • La accesibilidad también es un negocio: si la misma sesión es accesible tiene más público también.