Inicio > Noticias > Los servicios de accesibilidad a la TDT descienden ligeramente en junio

Los servicios de accesibilidad a la TDT descienden ligeramente en junio

En España, hay aproximadamente 72.500 personas ciegas y 1.064.000 personas sordas, según los últimos datos de la ONCE y el INE. Estas personas son capaces de disfrutar de la programación televisiva gracias a una serie de servicios de accesibilidad, que son el subtitulado, la interpretación en lengua de signos y la audiodescripción (un audio auxiliar que narra a las personas con discapacidad visual lo que se está mostrando en la pantalla). En el mes de junio, ha descendido la cantidad de programación con estos servicios en la TDT.

La Ley General de la Comunicación Audiovisual obliga a que el 90% de las emisiones en los canales públicos estén subtituladas y el 75% en los canales comerciales tanto de cobertura autonómica como nacional. Del mismo modo, los canales de carácter comercial, han de contar con un mínimo de dos horas audiodescritas diarias, así como dos horas semanales interpretadas a lengua de signos española (LSE), y los canales públicos 10 horas semanales tanto de lengua de signos como audiodescripción.

De acuerdo con los últimos datos del Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA) acerca del mes de junio de 2020, el 85,34% de la programación en la televisión digital terrestre ha contado con subtítulos (un 0,48% menos respecto al mes anterior). En general no ha habido grandes cambios, pero se puede destacar que Clan continúa ofreciendo casi un 100% de contenido subtitulado, TEN aumenta hasta un 6% y DMAX desciende en un 8% aproximadamente. Asimismo, a pesar de haber finalizado la reducción de canales en periodo transitorio, la cadena GOL sigue manteniendo un porcentaje cercano al 45% que queda muy por debajo del 75% necesario para cumplir la normativa. Del mismo modo, además de GOL, las cadenas Divinity, DMAX y TEN han tenido el mayor número de incumplimientos.

La audiodescripción también ha disminuido ligeramente este mes, pasando de un total de 940 horas en mayo a aproximadamente 885 horas en junio. Este servicio de accesibilidad se da, sobre todo, en horas de madrugada y despertador, añadiendo algo de contenido en la franja de sobremesa. Del mismo modo, los géneros en los que más se incluye contenido audiodescrito son los de ficción y entretenimiento. Algunos de los cambios que destacan en este mes, son el aumento de diecisiete horas en el canal Atreseries, la reducción de once horas en Cuatro, el aumento de trece horas en DMAX, el aumento de veinticuatro horas en La 1 y la reducción de veinte horas en La 2.

Respecto a la interpretación en lengua de signos, este mes se ha signado el 1,92% de los programas de la TDT, es decir, un total de 585 horas signadas (128 horas menos que en el mes anterior).

El CESyA, centro dependiente del Real Patronato sobre Discapacidad del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, gestionado por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), y que cuenta con la colaboración del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), monitoriza el estado de estos servicios en nuestro país. Esta monitorización se lleva a cabo mediante la herramienta informática SAVAT herramienta patentada por la Universidad Carlos III de Madrid y el Real Patronato sobre Discapacidad que mide de manera automática y con señal real tanto la cantidad de subtitulado como de audiodescripción generando alertas de incumplimiento mediante el uso de un sistema de inteligencia artificial, también patentado. Por otra parte, la herramienta SAVAT mide de manera semiautomática la presencia de lengua de signos y alerta automáticamente de los incumplimientos generados. El CESyA desde el laboratorio de accesibilidad audiovisual del Parque Científico de la UC3M, recopila los datos sobre el subtitulado, la audiodescripción y la LSE en las emisiones de la TDT desde el año 2010 con el objetivo de realizar el seguimiento del cumplimiento con los niveles mínimos de accesibilidad para personas con discapacidad que establece la Ley.

Estantería llena de libros y una televisión frente a una pared de ladrillo.